Preparant-se per la propera tempesta Solar

El setembre del 1859, durant la víspera d’un cicle solar que resultaria ser d’intensitat inferior al promig, el Sol va desfermar una de les tempestes solars més poderoses dels darrers segles. L’erupció solar subjacent va ser tan inusual que els investigadors encara no estan segurs sobre com classificar-la. L’esclat va bombardejar la Terra amb els protons més energètics de la darrera meitat del mil·lenni, i va induir corrents elèctriques que incendiaren oficines de telègrafs i va desencadenar aurores boreals sobre Cuba, Hawaii o Menorca.

Sigue leyendo

Un article sobre el centre de la galaxia

Per una llista de correu d’astronomia m’ha arribat aquest article esper vos agradi:

Nuestra galaxia podría contener un disco de materia oscura
Un equipo internacional de científicos predice que nuestra galaxia, la Vía Láctea, contiene un disco de materia oscura. Los astrónomos Justin Read, de la Universidad de Zurich, Victor Debattista, de la Universidad de Lancashire Central, y otros, utilizando los resultados de una simulación mediante supercomputadora, han deducido la presencia de este disco. Ellos explican también cómo esto podría permitir por primera vez a los físicos descubrir e identificar directamente la naturaleza de la materia oscura.

Enlace a imagen y noticia: http://www.noticias 21.com/node/ 574
Comentar esta noticia en el foro: http://foros. noticias21. com/
Descripción: En rojo, el contorno del disco de materia oscura
Foto: J. Read/O.Agertz

(NC&T) A diferencia de la materia normal que nos resulta familiar y de la que están hechos los astros del universo así como las nubes cósmicas de gas y polvo, la materia oscura es invisible. Sin embargo, su presencia puede inferirse a través de su influencia gravitatoria en sus alrededores. Los físicos creen que constituye el 22 por ciento de la masa del universo, correspondiéndole sólo un 4 por ciento a la materia normal, en tanto que el 74 por ciento restante comprende la aún más misteriosa “energía oscura”. Pero, a pesar de su influencia casi omnipresente, nadie está seguro de en qué consiste la materia oscura.

Antes de este trabajo, se pensaba que la materia oscura formaba conglomerados más o menos esféricos, a los que se describía como “halos”, y que uno de esos halos envolvía la Vía Láctea. Pero esta teoría “estándar” se basaba en simulaciones informáticas que modelaban exclusivamente la influencia gravitatoria de la materia oscura. El nuevo trabajo incluye la influencia gravitatoria de las estrellas y nubes de gas que también conforman nuestra galaxia.

Se cree que las estrellas y las nubes de gas tuvieron que haberse establecido en discos durante una época muy temprana en la historia del universo y que esto afectó a cómo se formaron los halos más pequeños de materia oscura. Los resultados de la nueva investigación sugieren que muchas de las aglomeraciones de materia oscura en nuestra galaxia se unieron para formar un halo alrededor de ésta. Pero también indican que las concentraciones más grandes fueron arrastradas preferentemente hacia el disco galáctico y se fragmentaron y reorganizaron, creando un disco de materia oscura dentro de la galaxia.

“El disco de materia oscura tiene sólo alrededor de la mitad de la densidad del halo de materia oscura, y por esto nadie lo había descubierto antes”, explica el autor principal de la investigación, Justin Read. “Sin embargo, a pesar de su baja densidad, si el disco realmente existe, entonces ello tiene implicaciones cruciales para la detección de materia oscura aquí en la Tierra”.

Otra prueba para la Relatividad General

Gracias a una configuración cósmica única, los astrónomos han medido un efecto predicho por la Teoría General de la Relatividad de Albert Einstein en la extremadamente fuerte gravedad de un par de estrellas de neutrones.
Ilustración del sistema de binario de púlsares PSR J0737-3039A/B

Científicos de la Universidad McGill usaron el Telescopio Robert Byrd en Green Bank para realizar un estudio de cuatro años de un sistema de estrellas distinto de lo conocido en el universo. El sistema es un par de estrellas de neutrones que se ven como púlsares que emiten ondas de radio.

“De los 1700 púlsares conocidos, éste es el único caso en que dos púlsares orbitan alrededor de cada uno”, dice Rene Breton, de McGill. Además, el plano orbital de las estrellas está alineado casi perfectamente con su línea de visión a la Tierra. Esto causa que la señal de uno sea bloqueada o eclipsada al orbitar al otro.

“Esos eclipses son la clave para realizar las mediciones que nunca antes pudieron hacerse”, dice Breton.

La teoría de 1915 de Einstein predice que en un sistema cerrado de dos objetos muy masivos, como las estrellas de neutrones, el tirón gravitacional de uno de los objetos debería causar un leve “bamboleo” o precesión, en el otro.

Estudios en otros púlsares en sistemas binarios han indicado que esto ocurre, pero no se pudieron realizar mediciones precisas de la cantidad de este movimiento.

Los eclipses permitieron a los astrónomos determinar la geometría del sistema binario y rastrear los cambios en la orientación del eje de rotación de uno de ellos.

El par de púlsares está a 1700 años luz de la Tierra. La distancia promedio entre los dos es de sólo el doble de la distancia de la Tierra a la Luna. Los dos se orbitan mutuamente en menos de dos horas y media.

“Un sistema como este, con dos objetos muy masivos muy cercanos el uno del otro, es precisamente el tipo de extremo ‘laboratorio cósmico’ necesario para poner a prueba la predicción de Einstein”, dice Victoria Kaspi, líder del grupo de McGill.

“No es correcto decir que ahora hemos ‘probado’ la Relatividad General”, dice Breton cautamente. “Sin embargo, hasta ahora, la teoría de Einstein ha pasado todas las pruebas que se han realizado, incluída la nuestra”.

El trabajo fue publicado en la edición de Science del 4 de julio.

Viure a l’espai, un repte del segle XXI

Desde el pasado día 15 de mayo y hasta el 25 de junio se puede contemplar en la Capilla de la Misericòrdia la exposición “Viure a l’espai, un repte del segle XXI“.

La exposición da a conocer al visitante la indumentaria de los astronautas, su comida y todos los detalles de la vida fuera del planeta por medio de vídeos, maquetas, módulos interactivos, artículos reales y paneles informativos donde se repasan las actividades realizadas con las misiones lunares, el estudio del sistema solar y la exploración de Marte. Todo esto en una exposición dividida en cuatro apartados: “50 años de aventura espacial”, “Vivir en el espacio”, “España en el espacio” y “La aventura espacial continúa”.

Entre los objetos que podemos ver se encuentra los trajes de astronauta utilizados por Pedro Duque o Miguel López Alegría, muestras de alimentos usados en las misiones espaciales o las maquetas del Sputnik o el Apolo.

La muestra se puede visitar de martes a sábado de 10 a 13 y de 17 a 20 ahoras en la Capilla de la Misericòrdia, situada en la Plaça de l’hospital, nº4 de Palma.

Los anillos de Saturno podrían ser tan viejos como el Sistema Solar

Aunque el Sistema Solar tiene una edad de 4.500 millones de años, los científicos planetarios pensaban que los famosos anillos de Saturno se formaron mucho más tarde. Tal vez tan recientemente como hace unos pocos cientos de millones de años.

Pero las nuevas observaciones de la sonda Cassini han puesto esas estimaciones en una cifra mucho más alta. Tal vez hasta el comienzo del Sistema Solar. Los anillos podrían ser muy antiguos, con material reciclado constantemente durante eones.

De acuerdo con Larry Esposito, principal investigador del Ultraviolet Imaging Spectrograph de la Cassini en la Universidad de Colorado, los datos enviados por la sonda Voyager de la NASA en los 70, y más tarde por el Telescopio Espacial Hubble indicaban que los anillos eran jóvenes. Tal vez un cometa destrozó una de las lunas de Saturno hace unos 100 millones de años, generando las partículas que vemos hoy.

Pero la nueva prueba de la Cassini muestra a los anillos variando en edad significativamente; los anillos están constantemente rellenándose y reciclándose.

“La prueba cuadra con la situación de que Saturno ha tenido anillos a lo largo de su historia,” dice Esposito. “Ahora vemos anillos planetarios extensos y rápidos reciclándose, en los cuales las lunas están continuamente chocándose con las partículas de los anillos, las cuales se agrupan y vuelven a formar lunas.”

“Hemos descubierto que las lunas probablemente no fueron creadas justamente ayer en términos astronómicos, y en este escenario no es que seamos precisamente afortunados de estar viendo anillos planetarios ahora,” dice Esposito. “Probablemente estaban siempre alrededor pero continuamente cambiando, y estarán en torno a Saturno durante muchos miles de millones de años.”

Entonces, ¿cómo puede la Cassini decir que hay nuevo material generándose? Los astrónomos solían pensar que el polvo meteórico contaminaba los viejos anillos, haciéndolos más oscuros. Pero las nuevas observaciones de la Cassini muestran que el sistema anular dispersa la contaminación alrededor, diluyéndola. Esto es por lo que los anillos parecen tan primitivos y jóvenes.

Observaron cómo el material de los anillos bloqueaba la luz de las distantes estrellas. Pudieron detectar 13 objetos en el anillo F de Saturno, variando en tamaño de 27 metros a 10km. Ya que la mayoría de los objetos son translúcidos, los investigadores piensan que son grupos temporales de pedruscos helados.

Parece que vienen y van, juntándose y entonces rompiéndose bajo la fuerte atracción gravitatoria de Saturno. A pesar de que los anillos siempre parecen inmutables, están continuamente reciclándose.

Fuente: UniverseToday